Cheikh Anta Diop

Cheikh Anta Diop

Cheikh Anta Diop nació en 1923 en Caytou (Xeytu) un pequeño pueblo de Senegal. En esta época África está bajo el dominio colonial europeo que sustituyó la trata de esclavos en el Atlántico que comenzó en el siglo XVI. La violencia de la que África estaba objeto no era de naturaleza exclusivamente militar, política y económica. Los teóricos (Voltaire, Hume, Hegel, Gobineau, Lévy Bruhl, etc.) y las instituciones europeas (el Institut d’ethnologie de France creado en 1925 por L. Lévy Bruhl, por ejemplo), se aplicaban para legitimar en el plan moral y filosófico la inferioridad intelectual decretada del negro.

La visión de un África anhistórica y atemporal, cuyos habitantes, los negros, nunca han sido responsables, por definición, ni de un solo hecho de la civilización, era los temas favoritos en los escritos y estaba anclada en la conciencia. Por tanto, Egipto estaba arbitrariamente ligado a Oriente y al mundo mediterráneo geográfica, antropológica y culturalmente.

Por lo tanto, es en un contexto particularmente hostil y oscurantista que Cheikh Anta Diop se ve llevado a cuestionar, a través de una investigación científica metódica, los fundamentos mismos de la cultura occidental relacionados con la génesis de la humanidad y la civilización. El renacimiento de África, que implica la restauración de la conciencia histórica, le aparece como una tarea ineludible a la que dedicará su vida.

Así se propuso, desde sus estudios secundarios en Dakar y San Luis de Senegal, adquirir una formación multidisciplinar en ciencias humanas y ciencias exactas, alimentada por lecturas sumamente numerosas y variadas. Aunque adquirió un notable dominio de la cultura europea, estaba profundamente arraigado en su propia cultura. Su perfecto conocimiento del wolof, su lengua materna, resultará ser una de las principales claves que le abrirán las puertas a la civilización faraónica. Además, la enseñanza del Corán lo familiariza con el mundo árabe-musulmán.

A partir del conocimiento acumulado y asimilado sobre las culturas africana, árabe-musulmana y europea, Cheikh Anta Diop realiza importantes contribuciones en varios campos que se describen a continuación.

La Obra de Cheikh Anta Diop

 La reconstrucción científica del pasado de África y la restauración de la conciencia histórica

En el momento en que Cheikh Anta Diop emprendió su primera investigación histórica (década de 1940), el África negra no constituía “un campo histórico inteligible” para usar una expresión del historiador británico Arnold Toynbee. Es sintomático que todavía en el umbral de la década de 1960, en el número de octubre de 1959 del Correo de la UNESCO, el historiador anglosajón Basile Davidson introduzca sus comentarios sobre el “Descubrimiento de África” ​​con la pregunta: “¿Es el negro un hombre sin pasado? “

En su libro Cheikh Anta Diop, Volney et le Sphinx, Théophile Obenga muestra en qué consiste la originalidad y novedad de la problemática histórica africana abierta y desarrollada por Cheikh Anta Diop:

“Al rechazar el esquema hegeliano de lectura de la historia humana, Cheikh Anta Diop se propuso desarrollar, por primera vez en el África negra, una inteligibilidad capaz de dar cuenta de la evolución de los pueblos negros africanos, en el tiempo y el espacio […] A el nuevo orden nació en la comprensión del hecho cultural e histórico africano Los diferentes pueblos africanos son pueblos “históricos” con su Estado: Egipto, Nubia, Ghana, Mali, Zimbabwe, Kongo, Benin, etc.su espíritu, su arte, su ciencia “(págs. 27-28).

Naciones y cultura negras – Desde la antigüedad negra egipcia hasta los problemas culturales de África hoy – publicado en 1954 por Cheikh Anta Diop en las Éditions Présence Africaine creado por Alioune Diop es el libro fundacional de una escritura científica de la historia africana.

Los principales temas desarrollados por Cheikh Anta Diop

Los temas presentes en el trabajo de Cheikh Anta Diop se pueden agrupar en seis categorías principales:

  1. El origen del hombre y sus migraciones. Entre los temas abordados: la antigüedad del hombre en África, el proceso de diferenciación biológica de la humanidad, el proceso de semitización, el surgimiento de los bereberes en la historia, la identificación de las principales corrientes migratorias y la formación de las etnias africanas.
  • El parentesco entre el Antiguo Egipto y el África Negra. Se estudia de acuerdo con los siguientes aspectos: la población del valle del Nilo, la génesis de la civilización egipcio-nubia, el parentesco lingüístico, el parentesco cultural, las estructuras sociopolíticas, etc.
  • Investigación sobre la evolución de las sociedades. Varios desarrollos importantes están dedicados a la génesis de las formas antiguas de organización social encontradas en las áreas geográficas del sur (África) y del norte (Europa), al nacimiento del Estado, a la formación y organización de los Estados africanos después del declive de Egipto, la caracterización de las estructuras políticas y sociales africanas y europeas anteriores al período colonial, así como su respectiva evolución, modos de producción, condiciones socio históricas y culturales que presidieron el Renacimiento europeo.
  • La contribución de África a la civilización. Esta aportación se restaura en muchos campos: metalurgia, escritura, ciencias (matemáticas, astronomía, medicina, …), artes y arquitectura, literatura, filosofía, religiones reveladas (judaísmo, cristianismo, islam), etc.
  • El desarrollo económico, técnico, industrial, científico, institucional y cultural de África. Se abordan todas las cuestiones principales que plantea la construcción de una África moderna: dominio de los sistemas educativo, cívico y político con la introducción y el uso de lenguas nacionales en todos los niveles de la vida pública; el equipamiento energético del continente; el desarrollo de la investigación básica; la representación de la mujer en las instituciones políticas; la seguridad; la construcción de un estado federal democrático, etc. La creación por Cheikh Anta Diop del laboratorio de datación por radiocarbono que dirigió hasta su desaparición es indicativa de la importancia otorgada al “enraizamiento de la ciencia en África”.
  • La construcción de una civilización planetaria. La humanidad debe romper definitivamente con el racismo, los genocidios y las diversas formas de esclavitud. La finalidad es el triunfo de la civilización sobre la barbarie. Cheikh Anta Diop aboga por el advenimiento de la era en la que todas las naciones del mundo unirían sus manos “para construir una civilización planetaria en lugar de hundirse en la barbarie” (Civilization ou Barbarie, 1981). El éxito de un proyecto de este tipo presupone:
  • la denuncia de la falsificación moderna de la historia: “La conciencia del hombre moderno sólo puede progresar realmente si se resuelve reconocer explícitamente los errores de las interpretaciones científicas, incluso en el campo muy delicado de la historia, para volver a las falsificaciones, a denunciar las frustraciones de patrimonios. Se engaña a sí misma al querer basar sus construcciones morales en la falsificación más monstruosa de la que la humanidad ha sido culpable, mientras pide a las víctimas que olviden para avanzar mejor “(¿Cheikh Anta Diop, Anterioridad de las civilizaciones negras – mito o verdad histórica ?, París, Présence Africaine, p. 12).
  • La reafirmación de la unidad biológica de la especie humana, el fundamento de una nueva educación que desafíe cualquier desigualdad y jerarquía racial: “… Entonces el problema es reeducar nuestra percepción del ser humano, para que se desprenda de la apariencia racial y se centra en lo humano despojado de todas las coordenadas étnicas “. (Cheikh Anta Diop, “La unidad original de la especie humana”, en Actas de la conferencia de Atenas: Racismo, ciencia y pseudociencia, París, UNESCO, col. Actual, 1982, págs. 137-141).

Datos sobre los trabajos de cheikh anta diop

¿Cómo desarrollar una estrategia de desarrollo real para África: educación, salud, defensa, energía, investigación, industria, instituciones políticas, deporte, cultura, etc.?

¿Cuáles son las condiciones para el progreso de la conciencia humana y el surgimiento de una civilización planetaria que habrá roto definitivamente con la barbarie?

Cheikh Anta Diop muestra que las respuestas relevantes a estas preguntas cruciales requieren el conocimiento más objetivo posible de su historia, hasta donde podamos volvernos en el tiempo. Es esta primera gran tarea que se ha propuesto Cheikh Anta Diop, la de restaurar la historia del continente africano desde tiempos prehistóricos, a través de la investigación científica multidisciplinar. Es, por tanto, el restaurador de la historia de África.

Además del conocimiento del pasado real de África y de la humanidad en general, Cheikh Anta Diop asigna cuatro objetivos a su trabajo:

La restauración de la conciencia histórica africana

Es decir, la conciencia de tener una historia. La restauración de esta conciencia histórica implica que la egiptología se desarrolle en el África negra y que la civilización nubio-egipcia sea revisitada en todos los ámbitos por los propios africanos:

“Sólo el enraizamiento de una disciplina científica [la egiptología] en el África negra nos llevará algún día a captar la novedad y la riqueza de la conciencia cultural que queremos despertar, su calidad, su alcance, su poder creativo”.

Dado que Egipto es la madre lejana de la ciencia y la cultura occidentales, como se verá al leer este libro, la mayoría de las ideas que llamamos extranjeras son a menudo solo imágenes, borrosas, volcadas, modificadas, perfeccionadas, de las creaciones de nuestros antepasados: el judaísmo, el cristianismo , Islam, dialéctica, teoría del ser, ciencias exactas, aritmética, geometría, mecánica, astronomía, medicina, literatura (novela, poesía, teatro), arquitectura, artes, etc. […] Tanto la tecnología como la ciencia moderna provienen de Europa, tanto en la Antigüedad, el conocimiento universal fluyó desde el valle del Nilo al resto del mundo, y en particular a Grecia, que servirá como enlace intermedio. En consecuencia, ningún pensamiento es, en esencia, ajeno a África, que fue la tierra de su nacimiento. Por lo tanto, los africanos deben aprovechar la herencia intelectual común de la humanidad con total libertad, dejándose guiar únicamente por las nociones de utilidad y eficiencia”.

“El africano que nos comprenda es el que, después de leer nuestros libros, habrá sentido en él, el nacimiento de un otro hombre, animado por una conciencia histórica, un verdadero creador, un Prometeo portador de una nueva civilización y plenamente consciente de lo que la tierra entera se lo debe a su genio ancestral en todos los campos de la ciencia, la cultura y la religión “. (C. A. Diop, Civilización o Barbaría).

El restablecimiento de la continuidad histórica

es decir, reconstruir en el espacio y el tiempo la evolución de las sociedades y estados africanos, en particular desde la prehistoria hasta el siglo XVI, el período más desconocido. Cheikh Anta Diop insiste en sus escritos en el hecho de que la investigación socio histórica está lejos de ser concebida como un retiro en uno mismo o un simple deleite del pasado:

“El papel de la sociología africana es hacer un balance del pasado para ayudar a África a afrontar mejor el presente y el futuro”. (C. A. Diop, Anterioridad de las civilizaciones negras: ¿mito o verdad histórica?)

La relatividad de nuestras estructuras, así resaltada, podría ayudarnos a identificar las bases teóricas de superación de nuestras sociedades de castas, una superación que será irreversible sólo si se basa en el conocimiento del porqué de las cosas. ¿No es esta la revolución social, o al menos uno de sus aspectos más importantes en nuestros países? ” (C. A. Diop, Civilización o Barbarie).

El estudio socio histórico de las civilizaciones africanas permite identificar los valores que las han agrandado y los factores que han engendrado su decadencia, para desarrollar estrategias para el desarrollo del continente.

La construcción de una civilización planetaria.

Cheikh Anta Diop tiene la intención de contribuir “[…] al progreso general de la humanidad y al florecimiento de una era de comprensión universal […] donde “Todos aspiramos al triunfo de la noción de especie humana en la mente de las personas y en sus conciencias, de modo que la historia particular de esta o aquella raza se borra frente a la del hombre mismo. Entonces sólo habrá que describir, en términos generales que ya no tengan en cuenta las singularidades accidentales que se han vuelto irrelevantes, las etapas significativas en la conquista de la civilización por el hombre, por toda la especie humana. La edad de piedra y la conquista del fuego, el Neolítico y el descubrimiento de la agricultura, la edad de los metales, el descubrimiento de la escritura, etc., ya no se describirá más que como los momentos conmovedores de las relaciones dialécticas entre el hombre y la Naturaleza, una serie de “desafíos” continua de la Naturaleza cosechado victoriosamente por el hombre”. (C. A. Diop, Anterioridad de las civilizaciones negras: ¿mito o verdad histórica?).

El clima, al crear la apariencia física de las razas, ha trazado fronteras étnicas que son obvias, golpean la imaginación y determinan los comportamientos instintivos que tanto daño han hecho en la historia. Todos los pueblos que desaparecieron en la historia, desde la Antigüedad hasta el presente día, fueron condenados, no por ninguna inferioridad originaria, sino por sus apariencias físicas, sus diferencias culturales. […] Entonces el problema es reeducar nuestra percepción del ‘ser humano, para que se desprenda de la apariencia racial y se enfoque sobre el ser humano despojado de todas las coordenadas étnicas”. (C. A. Diop, “La unidad original de la especie humana”, Coloquio “Racismo, ciencia y pseudociencia”, organizado en Atenas por la UNESCO en 1982).

El acceso a este futuro deseado requiere, por tanto, romper con el racismo. Romper con la “mentira cultural” que consistía en negar la humanidad de los negros, en negar la historia de África. Esta “mentira cultural” aún hoy reside en la negación de la pertenencia del Egipto faraónico al mundo negro-africano, así como en la minimización del papel civilizador de este Egipto en la Antigüedad. Requiere superar los obstáculos que impiden el desarrollo de África, amenazan su seguridad y ponen en peligro su supervivencia. Debemos “hacer que África no cargue con el coste del progreso humano”, “fríamente aplastada por la rueda de la historia”, y, por tanto: “No podemos escapar a las necesidades del momento histórico al que pertenecemos”. (C. A. Diop, Anterioridad de las civilizaciones negras: ¿mito o verdad histórica?). Hoy, este momento histórico es el del renacimiento africano.

El renacimiento africano.

Cheikh Anta Diop tenía 25 años cuando, como estudiante en París en 1948, definió el contenido y las condiciones del renacimiento africano en un artículo titulado “¿Cuándo podemos hablar de un renacimiento africano?”.

En esta perspectiva, ir hacia un estado federal se convierte en una emergencia continental porque tal conjunto geopolítico podría asegurar, estructurar y optimizar el desarrollo del continente africano:

“Debemos inclinar definitivamente al África Negra en la pendiente de su destino federal […] sólo un estado federal continental o subcontinental ofrece un espacio político y económico, en seguridad, suficientemente estabilizado para una fórmula racional de desarrollo económico de nuestros países con diversos potenciales se pueden implementar “.

(C. A. Diop, prefacio del libro de Mahtar Diouf, Economic Integration, African Perspectives, 1984).

Cheikh Anta Diop finaliza su libro Los fundamentos económicos y culturales de un estado federal de África negra con catorce propuestas de acciones concretas que van desde el campo de la educación hasta el de la industrialización. Entre otras cosas, señala una doble necesidad vital:

  • La definición de una política de investigación científica eficiente: “África debe optar por una política de desarrollo científico e intelectual y pagar el precio; su excesiva vulnerabilidad de los últimos cinco siglos es consecuencia de una deficiencia técnica. El desarrollo intelectual es la forma más segura de acabar con el chantaje, el acoso y la humillación. África puede volver a convertirse en un centro de iniciativas y decisiones científicas, en lugar de creer que está condenada a seguir siendo el apéndice, el campo de expansión económica de los países desarrollados”.
  • La definición de una doctrina energética africana y de industrialización real: “Se trata de proponer un plan de desarrollo energético continental que tenga en cuenta tanto las fuentes de energía renovables como las no renovables, la ecología y los avances técnicos de las próximas décadas …. África Negra deberá encontrar una fórmula de pluralismo energético que asocie armoniosamente las siguientes fuentes de energía:
  1. Energía hidroeléctrica (presas),
    1. Energía solar,
    1. Energía geotérmica,
    1. Energía nuclear,
    1. Hidrocarburos (petróleo),
    1. Energía termonuclear” a la que añade el vector de energía del hidrógeno.

Libros de Cheikh Anta Diop

  • Naciones y cultura negras, París, Présence Africaine, 1954, 1964, 1979.
  • La Unidad Cultural del África Negra, París, Présence Africaine, 1959, 1982.
  • África negra precolonial, París, Présence Africaine, 1960, 1987.
  • Anterioridad de las civilizaciones negras, ¿mito o verdad histórica ?, París, Présence Africaine, 1967,1993.
  • Antigüedad africana a través de la imagen, Dakar-Abidjan, IFAN-NEA, African Notes, n ° 145-146, enero-abril 1975.
  • Segundo cuatrilingüe francés, inglés, pulaar, edición wolof, París, Présence Africaine, 1998.
  • Parentesco genético de las lenguas faraónica egipcia y negroafricana, Dakar, IFAN-NEA, 1977.
  • Civilization ou Barbarie, París, Présence Africaine, 1981, 1988.
  • Nueva investigación sobre lenguas egipcias antiguas y negro-africanas modernas, París, Presencia africana, 1988.
  • Los cimientos culturales, técnicos e industriales de un futuro Estado Federal del África Negra, París, Présence Africaine, 1960. Reedición bajo el título: Los fundamentos económicos y culturales de una Estado Federal de África Negra, 1974.
  • El laboratorio de radiocarbono de IFAN, Dakar, Catálogos y Documentos n ° 21, IFAN, 1968.
  • Física nuclear y cronología absoluta, Dakar, Iniciaciones y estudios africanos n ° XXXI, Universidad de Dakar, IFAN, NEA-IFAN, 1974.
  • Alerta en los trópicos – Cultura y desarrollo en el África negra – Artículos 1946-1960, París, Présence Africaine, 1988. Cfr. Artículos marcados con un asterisco debajo.

Traducidos en ingles

  • The Cultural Unity of Black Africa, Translation of L’Unité culturelle de l’Afrique noire, Présence Africaine, 1962 — Chicago, Third World Press, 1974, 1978 — London, Karnak House, 1990.
  • The African Origin of Civilization: Myth or Reality ? Translation of sections of Antériorité des civilisations nègres, mythe ou vérité historique ? and Nations nègres et Culture by Mercer COOK. Includes bibliographical references. New York. Westport, Laurence Hill & Company, 1974.
  • Precolonial Black Africa, translated by Harold SALEMSON, New York, Wesport, Laurence Hill & Company, 1986.
  • Civilization or Barbarism, translated by Yaa-Lengi Meema NGEMI, New York, Westport, Laurence Hill & Company, 1991.
  • Black Africa, The Economic and Cultural Basis for a Federated State, translation by Harold SALEMSON, New York, Westport, Laurence Hill & Company, 1978.
  • African Antiquity in Pictures, Dakar-Abidjan, IFAN-NEA, Notes Africaines, n°145-146, janvier-avril 1975. Deuxième édition quadrilingue français, anglais, pulaar, wolof, Paris, Présence Africaine, 1998.

Traducidos en español.

  • Naciones negras y cultura, bellaterra, edición: 2012.
  • Civilización o barbarie, Una antropología sin complacencia, edición: 2016

Artículos de cheikh anta diop

Ciencias Humanas

(los artículos marcados con un asterisco están publicados en la colección ALERTE SOUS LES TROPIQUES, París, Présence Africaine)

  1. ¿Cuándo podemos hablar de un renacimiento africano? *, In Le Musée Vivant, especial n ° 36-37, noviembre de 1948, París, págs. 57-65.
  2. Estudio de la lingüística Ouolove. Origen de la lengua y la raza walaf *, en Présence Africaine, n ° 4 y 5, París, 1948, págs. 672-684 y 849-853.
  3. Contribución y perspectivas culturales del África negra *, en Présence Africaine, especial n ° VIII-IX-X, 1956, Volumen 1: “Primer Congreso de Escritores y Artistas Negros”, París, 1956, págs. 339-346.
  4. Un continente en busca de su historia *, en Horizontes, la revue de la paix, n ° 74-75, julio-agosto de 1957, págs. 85-91.
  5. La Unidad Cultural del África Negra *, en Présence Africaine, especial n ° XXIV-XXV, 1959, Volumen 1: “Segundo Congreso de Escritores y Artistas Negros”, Roma, 1959, págs. 60-65.
  6. Respuestas a algunas críticas (respuesta al informe crítico de MR MAUNY, publicado en el Boletín IFAN, Volumen XXII, Serie B, núms. 3-4, 1960, relativo a “Naciones y cultura negras” y “África negra precolonial”, a crítica similar a MJ SURET-CANALE, publicada en Recherches africaines, n ° 4, 1960, y al informe publicado en Wolof, junio-julio 1960), en Bulletin de l’IFAN, tomo XXIV, série B, n. 3. 4, 1962, págs. 542-574, y Antiguo Egipto y África Negra, reedición, IFAN, DAKAR, 1989.
  7. Historia primitiva de la humanidad: evolución del mundo negro, en Bulletin de l’IFAN, Volumen XXIV, serie B, nos 3-4, 1962, pp. 449-541, reedición bajo el título: “Antiguo Egipto y África Negra”, IFAN, DAKAR, 1989.
  8. La aparición del Homo sapiens, en Bulletin de l’IFAN, serie B, Volumen XXXII, nos 3-4, 1970, pp. 623-641.
  9. Metalurgia del hierro bajo el Antiguo Imperio Egipcio, en Bulletin de l’IFAN, série B, Tome XXXV, n ° 3, 1973, pp. 532-547.
  10. Introducción al estudio de la migración en África Central y Occidental. Identificación de la cuna nilótica del pueblo senegalés, en Bulletin de l’IFAN, serie B, tomo XXXV, n ° 4, 1973, pp. 769-792.
  11. Hacia un cuestionamiento de la Edad del Hierro en África, en Notes Africaines, n ° 152, IFAN, octubre de 1976.
  12. Origen de los antiguos egipcios, en Historia general de África, vol. II, África antigua, Comité científico internacional para la redacción de una historia general de África, UNESCO, Jeune Afrique / Stock / Unesco, 1980 y versión abreviada, Présence Africaine / Edicef / Unesco, 1987, págs. 40-72 y 41-61; in Egypt Revisited – Journal of African Civilizations, New Brunswick (EE. UU.), Editado por Ivan VAN SERTIMA, Transaction Publishers, 1989.
  13. Los tres pilares de la cultura, en El Correo de la UNESCO, agosto-septiembre de 1982, pág. 58.
  14. Origen de los antiguos egipcios, en Journal of African Civilizations, vol. 4, n ° 2, noviembre de 1982, Editor Ivan VAN SERTIMA, págs. 9-37.

Ciencias Exactas

  1. Pirita de hierro en la región de Khombole (Thiès), en Notes Africaines, n ° 94, 1962, IFAN, págs. 61-62.
  2. En cuanto a la cronología, en IFAN Bulletin, Serie B no 3-4, 1967, págs. 918-921.
  3. La pigmentación de los antiguos egipcios. Prueba de melanina, en Bulletin de l’IFAN, serie B, tomo XXXV, n ° 3, 1973, pp. 515-531.
  4. Cómo enraizar la ciencia en África: ejemplos walaf (Senegal), en Bulletin de l’IFAN, serie B, tomo XXXVII, n ° 1, 1975, pp. 154-233.
  5. Centro de citas IFAN. Datación por el método de radiocarbono, series I y II, en Bulletin de l’IFAN, serie B, Tomo XXXIII, n ° 3, 1971, pp. 449-460.
  6. Centro de citas IFAN. Datación por el método de radiocarbono, serie III, en Bulletin de l’IFAN, serie B, Tomo XXXIV, n ° 4, 1972, pp. 687-701.
  7. Fechas de radiocarbono I, en: Radiocarbon, vol. 16, n ° 3, 1974, pág. 304-306.
  8. Radiocarbon Dates II, en: Radiocarbon, vol. 19, N ° 3, 1977.
  9. Centro de citas IFAN. Datación por el método de radiocarbono, serie IV, en Bulletin de l’IFAN, serie B, Tomo XXXIX, n ° 3, 1977, pp. 461-470.
  10. Centro de citas IFAN. Datación por el método de radiocarbono, serie V, en Bulletin de l’IFAN, serie B, Volumen XXXXIII, núms. 1-2, 1981, págs. 1-12.

Política

  1. Hacia una ideología política en el África negra *, en The Voice of Black Africa, cuerpo estudiantil de la RDA (París), 1952, págs. 5-21.
  2. La lucha en el África negra *, en La Voix de l ‘Afrique Noire, cuerpo estudiantil de la RDA (París), 1953, págs. 9-14.
  3. Alerte sous les tropiques *, en Présence Africaine, n ° 5, nueva serie, París, diciembre de 1955 – enero de 1956, págs. 8-33.
  4. África, China y EE. UU., En Jeune Afrique, n ° 240, 11 de julio de 1965.
  5. Amenaza nuclear para África, en Africasia n ° 49, del 20 de septiembre al 30 de octubre de 1971, págs. 19-21.
  6. Cooperación técnica entre países africanos, informe para el PNUD, DP / TCDC / RAF / 11, 16 de septiembre de 1976, pág. 68.
  7. Los motivos del compromiso, en Siggi, n ° 0, diciembre de 1976.
  8. Actualización de la carta abierta publicada en Le Soleil, n ° 1911, martes 31 de agosto de 1976, p. 13: “Carta abierta al Sr. Cheikh Anta DIOP sobre la película La Guinée de Sékou TOURÉ”, en Le Soleil, septiembre de 1976.
  9. “Siggi” o “Sigi”, responde Cheikh Anta Diop, en Siggi, n ° 2, febrero de 1977, p. 9.
  10. Verdadero rostro de una política, en Siggi, n ° 2, febrero de 1977, p. 12.
  11. Motivos de denegación, en Taxaw, n ° 3, abril de 1977, p. 3.
  12. Nuestra concepción de la asistencia técnica, en Taxaw, n ° 4, julio de 1977, p. 11.
  13. La bomba de Pretoria y el futuro de nuestra especie, Taxaw, n ° 5, agosto-septiembre de 1977, p. 5.
  14. Carta al Presidente de la República, que acompaña la lista de signatarios de la petición de retorno a la política pluripartidista irrestricta, en Taxaw, n ° 5, agosto-septiembre de 1977, p. 13.
  15. Respuesta de CA DIOP a la carta de un lector sobre el artículo “La bomba de Pretoria y el futuro de nuestra especie” (cf. Taxo n ° 5), en Taxaw, n ° 6, diciembre de 1977, p. 4.
  16. La promoción real de las lenguas nacionales: una exigencia fundamental del pueblo senegalés, en Taxaw, n ° 6, diciembre de 1977 y Taxaw, n ° 24, marzo de 1981, p. 4.
  17. Senghor me denigra en televisión, Taxaw, n ° 7, enero de 1978, p. 18.
  18. Una palabra muy grande, en Taxaw, n ° 7, enero de 1978, p. 20.
  19. Retorno sobre la cuestión lingüística, en Taxaw, n ° 7, enero de 1978, p. 23.
  20. Para una doctrina energética africana, en Taxaw, n ° 7, enero de 1978, p. 26.
  21. Una disputa política e ideológica, en Taxaw, n ° 9, mayo de 1978, p. 2.
  22. ¡Los africanos despiertan !, en Taxaw, n ° 10, junio de 1978, p. 2.
  23. Palabras y realidad, en Taxaw, n ° 12, agosto de 1978, p. 2.
  24. El arte de la falsificación, en Taxaw, n ° 15, marzo de 1979, p. 1, y detalles en n ° 16, p. 34.
  25. Armas obsoletas, en Taxaw, n ° 18, noviembre-diciembre de 1979, p. 5.
  26. ¿Sería Senegal candidato a recibir desechos químicos nucleares o tóxicos ?, en Taxaw, n ° 20, julio de 1980, p. 7.
  27. El cruce de los caminos, en Taxaw, n ° 26, julio de 1981, p.